Tradiciones y folclore

Muchas tradiciones son difíciles de explicar, otras son difíciles de entender. Íntimamente ligadas a la idiosincrasia del pueblo, a su entorno, su clima… lo mejor es que se acerquen a nuestra pueblo a vivirlas por vosotros mismos.

San Roque y sus fiestas

Sin duda alguna son las fiestas de mayor arraigo de Macotera y una de las razones por las que esta Villa ha sido conocida en toda la provincia de Salamanca.

Tienen lugar cada año, en torno al 16 de Agosto, día de la festividad del patrón del pueblo: San Roque.

El origen de este fervor por San Roque, asociado a la protección y sanación contra la peste, como en otras muchas poblaciones, data de finales del siglo XVI y principios del XVII, cuando se nombra a este Santo patrón de Macotera.

El número de días festivos en torno a San Roque y las actividades tradicionales han ido variando con el tiempo. Si bien es cierto, siempre ha habido dos fechas ineludibles, el 15 y 16 de Agosto.

En torno a estos días se fueron formando una serie de acontecimientos taurinos ya desde el siglo XVII que han ido evolucionando hasta llegar a nuestros días.

En la actualidad, las fiestas de San Roque van del 14 al 18 de Agosto, con alguna posible variación en torno a los últimos días según el día que caíga dentro de la semana. Pero lo que es cierto, es que Macotera siempre ha respetado las fechas principales en torno al 16 de Agosto, quedando un programa festivo que suele resumirse en:

14 de Agosto, la víspera:

destaca la realización de finales deportivas realizadas a lo largo de la semana, el desfile de peñas, la proclamación de reyes y reinas de las fiestas, el pregón, alumbrado de luces, verbena…

15 de Agosto, día de la Virgen:

Es el día de “Domingo” por excelencia. Los macoteranos salen con sus mejores galas vestidos de domingo para tomar “vinos” desde el mediodía hasta la madrugada. En esta fecha no suele haber muchos actos, pues todo el empeño de los macoteranos es el de celebrar las fiestas por los bares del centro del pueblo. Aunque la verbena no puede faltar al caer la noche.

16 de Agosto, día de San Roque el grande:

Es el día del patrón. Aquí tiene lugar el primero de los 3 encierros al amanecer, misa en honor del patrón y loa al salir de misa.

Destaca de sobremanera la tradicional y peculiar procesión a San Roque, que desde principios del siglo XX se empezó a realizar. Lejos de la sobriedad de las procesiones religiosas, en esta procesión los macoteranos bailan sin parar la famosa “charrá” a golpe de dulzaina y tamboril durante casi 6 horas, que se alargan desde la salida de misa hasta que recorre buena parte del pueblo. Aquí los sentimientos están a flor de piel, pues los macoteranos reviven en la imagen de San Roque todo lo contenido a lo largo del año, la ausencia de los que faltan, la alegrías acontecidas… Sin duda alguna, este acto es sin duda el acto central y más destacable del folclore e idiosincrasia de Macotera.

Después de la procesión, destaca la primera corrida de toros del día y capea para el pueblo. Macotera ha sido siempre un pueblo muy taurino, de ahí que este acto sea muy deseado por todos a lo largo del año. Al finalizar los toros, la gente se retira a cenar a sus peñas para luego salir y celebrar las fiestas por todo el pueblo y en la verbena de la plaza.

17 de Agosto, día de San Roque el chico:

Este fue el primer día festivo que se unió al calendario de fiestas patronales y que ya es sin duda una fecha inamovible. Destaca por ser un día en el que el macoterano coge aire durante del día, de lo vivido los días previos. Aunque no por ello, deja de ser importante, pues no falta nunca el segundo y tradicional encierro por las calles del pueblo y la corrida de toros. Al caer la noche, las peñas se activan poco a poco para acabar unidas en torno a la verbena de la plaza mayor. La energía revive por momentos, pues esa noche dar paso a lo que normalmente es el último encierro y último día de las fiestas.

18 de Agosto, “el 18”:

Este es el día con menos arraigo de todos y también el más triste, pues da paso al fin de las fiestas. No obstante, es un día que ha quedado más para los de casa, para la gente del pueblo y con ciertas actividades que se han ido incluyendo tiene mucho gancho.

No es para menos, el 18 no falta el último de los 3 tradicionales y centenarios encierros, su corrida de toros que suele ser con algún acto especial y la noche con verbena, en la que suelen participar las peñas con playback, karaokes, etc.

La virgen de la Encina

La Virgen de la Encina es la patrona de Macotera y su festividad se celebra el día 8 de Septiembre. Es una fecha que, como la de San Roque, permanece inamovible en el calendario independientemente del día en el que caiga.

A lo largo del tiempo, la celebración de la misma ha variado mucho. Antaño, era todo un evento reseñable en la comarca. Su fiesta estuvo, de siempre, rodeada de gran solemnidad. Se la veneraba no solo en Macotera, sino que también tenía grandes devotos en los pueblos cercanos, que asistían, en romería, a honrar a la Virgen el 8 de septiembre. Los actos

religiosos se celebraban durante tres días, entre vísperas, misa, procesión y devociones

personales. Los peregrinos traían ajuares y viandas suficientes para los tres días, que duraban

los ritos; la Virgen poseía una alameda de 112 pies de negrillo, cercada de tapia, y era

aprovechada por los peregrinos para tomar su merienda y descansar en los ratos libres entre los distintos oficios religiosos.

Destacar también una bonita tradición, perdida en los últimos años, “la iluminaria”, en la que los jóvenes del pueblo organizaban el día de la víspera hogueras con maderas y rastrojos recogidas los días de la fiesta.

En la actualidad, su celebración es humilde pero con mucho encanto, pues se centra más en la gente del pueblo. Nunca falta la misa y procesión a la Virgen, la capea de vaquillas por la tarde, comida comunitaria de todo el pueblo (Paella, parrillada, …) y algún acto musical centrado sobre todo en los más mayores. Macotera, ha sido un pueblo siempre con mucho ambiente, y este día es un buen ejemplo de como los bares se llevan para tomar vinos por la mañana y calentar el ambiente de la capea de la tarde. Sin duda, una fiesta recomendable para todo el visitante.

Misa del gallo

Es una de las tradiciones que aún se mantiene con su antiguo fervor. Es el plato fuerte de las fiestas navideñas: se vive con mucha emoción. Como en muchos otros sitios, tiene lugar durante la medianoche del día 24 de Diciembre, para celebrar el nacimiento del Señor.

Es una misa en la que un coro “improvisado” de macoteranas y macoteranos interpretan villancicos, en su mayoría en latín, con castañuelas y pandereta. Esas fechas, el coro de la iglesia cambia por completo y se llena de gente que en su niñez tocaron y tocaron castañuelas, carracas y panderetas. Algunos con previo ensayo y otros improvisan con lo que recuerdan, siendo lo típico que ellas toquen la pandereta y ellos las castañuelas.

No obstante, si esa noche no puedes asistir o la cena se te alarga, la misa tiene dos “réplicas”:

  • En la celebración de la misa del día de Navidad
  • En la celebración del 6 de Enero, día de Reyes.

Día de los quintos

Otra tradición que pervive, aunque totalmente vaciada de contenido, es la fiesta o día de los quintos, el 27 de Diciembre.

Se utiliza, como pretexto, para conmemorar la “quinta”, que integran quienes nacieron en el mismo año. Su contexto, era la de celebrar una fiesta previa a la salida de los jóvenes del pueblo para ir a la milli.

Conserva el ceremonial del cobro de la marza y en la actualidad es celebrado tanto por los quintos como las quintas que van a cumplir la mayoría de edad en el año entrante. De nuevo, aquí son claves el grupo de dulzaineros Adobe que los acompaña durante todo el día por todo el pueblo subiendo el ánimo.

Es típico también, que el día de Noche Buena, a la salida de la misa del gallo, los quintos hagan su primer acto de aparición con la tira de petardos yendo posteriormente a pedir el aguinaldo a la casa del cura, la casa del alcalde y a la casa del Juez de Paz.

Carnavales

Hoy, su celebración es más artificial y ceremoniosa. Antiguamente, era más espontánea, ingeniosa y divertida. Se disfrutaba durante los tres días a tope, desde el sábado al martes de carnavales.

Hoy en día, el día fuerte es el sábado de carnaval, donde los macoteranos y forasteros se disfrazan durante la tarde y noche por el centro para terminar celebrando la fiesta por los bares, que suelen organizar algún concurso o animación.

El martes de carnaval, día fuerte entonces, hoy queda más para los del pueblo. Se ha perdido la celebración efusiva de entonces, propiciada en gran medida por la pérdida de población. No falta nunca, el desfile de carnaval para los más pequeños y el tradicional chocolate de después.

Semana Santa

 

La Semana Santa es una de las tradiciones que se conserva con más alicientes, pero muy condicionada por la evolución de la vida moderna. Ha perdido muchos actos como la celebración de la cuaresma con sus sermones y la prohibición de todo tipo de diversión. Hoy la Semana Santa y diversión conviven sin problemas y son unas de las fechas con más ambiente en el pueblo.

Se trata de unas fechas ideales para visitar la villa, pues del Jueves al Domingo mucha gente retorna y la vida en el pueblo recobra en gran medida la actividad de antaño. Por tanto, disfrutarás de mucho ambiente de día y noche para disfrutar y conocer Macotera. Además, no faltan importantes actos religiosos, donde destacamos:

Domingo de Ramos

Con la tradicional procesión del Domingo de Ramos. Todo el pueblo acude a la Plaza de la Leña, para bendecir sus ramos de laurel en la ermita y realizar una pequeña procesión hasta la Iglesia.

Jueves Santo

Destaca la misa con el lavatoria de pies, muy emotiva y la hora santa

Viernes Santo

Macotera posee un importante patrimonio de imaginería de semana santa. Por ello, es una procesión muy bonita de ver. Además, en los últimos años, se han unido a la misma los chicos de la “Escuela de Dulzaina y Percusión” haciendo de la procesión del Santo Entierro un acto de Semana Santa digno de ver y disfrutar.

Domingo de Resurrección

Este día se celebra “El encuentro”: Se hace una procesión en la que se acompaña a la Virgen de la Encina, patrona del pueblo, desde su ermita hasta la plaza, donde se encuentra con la imagen de su hijo Jesus resucitado.

En este día, se ha recuperado una tradición muy bonita: La de el baile del paleo, en la que un grupo de mujeres del pueblo interpretan danzas de palos de antaño-

Lunes de Aguas

La tradición del “lunes de aguas” es de obligado cumplimiento. Todo el mundo disfruta de la merienda en el campo, siendo lo tradicional en Macotera hacerlo en el paraje cercano de “Las Cárcavas”.

Es una tradición muy salmantina y por tanto, se lleva “a rajatabla” no sólo por los del pueblo, si no también por los macoteranos que hoy en día residen fuera.

No se celebra la rogativa con el Niño Jesús, a la que asistían los niños de la escuela con sus esquilas y cascabeles. Aunque lo que no se ha perdido es la tradición de comer en el campo la tortilla de patata, las roscas y el flan de huevo. Hoy en día, a este repertorio, se le unen todo tipo de manjares, aunque no han sido tan típicos antaño, como el hornazo.

Otras tradiciones

 

A continuación, se listan otras tradiciones que aún perduran en el tiempo, aunque sin la efusividad e importancia de entonces:

  • Fiesta de San Antón: Ha perdido casi toda la parafernalia. Era una de las fiestas más importantes del calendario religioso del pueblo. Hoy, se limita al acto de bendición de los macoteranos que acuden con sus animales de compañía: perros, gatos, caballos, etc.
  • Fiesta de san Blas, Patrón del Ayuntamiento: Otra tradición muy arraigada, con cierto sabor popular. Interesante por los actos que se programaban. Hoy ha quedado reducida a la misa y un ágape después, organizado por el Ayuntamiento.
  • Fiestas del Corpus y del Corazón de Jesús: ha perdido su suntuosidad, solemnidad y boato. Todo el ritual es más sencillo, pero se mantiene.